sábado, 19 de noviembre de 2016

EL OLIVO NO TE DEJARÁ INDIFERENTE

Me ha costado mucho escribir esto, por una razón muy simple, “El Olivo” es una película que emociona y cuando una emoción te embarga, es muy difícil encontrar las palabras adecuadas para describirla. Hay un antes y un después de “El Olivo”, es una película que te invita a reflexionar.



Ya han pasado casi siete meses desde que la vi, en el pre-estreno de Valencia, gracias a la invitación de Bernat Llopis. Aun así, aunque algo lejanos, los recuerdos permanecen vivos, y que mejor que ahora, para recordarla, ya que “El Olivo” es candidata, nada menos que, si no he contado mal, a 14 nominaciones a los premios Goya.



“El Olivo” transcurre en esa España del “boom inmobiliario” en la que por un puñado de euros, cualquiera vendía su alma al diablo sin pensar en las consecuencias. Lo mismo pasó con el patrimonio arbóreo de la Comunidad Valenciana, un expolio difícil de recuperar. Los olivos milenarios eran arrancados de raíz y condenados al exilio en cualquier centro comercial o en la multinacional de turno.

El padre de Alma, la protagonista, también cayó en la trampa y se equivocó, porque los padres también cometemos errores, condenando así al abuelo, un personaje con marcado acento valenciano y que despierta una gran ternura, al más absoluto silencio.

Alma, que profesa un amor infinito por su abuelo, no se resigna y aun teniéndolo todo en contra, emprende un viaje plagado de dificultades, para conseguir retornar el olivo a su entorno y devolverle la voz y la sonrisa a su abuelo.





Alma, decide abandonar su trabajo en la granja de pollos, con ayuda de sus amigas, que más que amigas, son las hermanas que no ha tenido, que están dispuestas a encubrirla. Alma se lanza a perseguir un destino incierto, repleto de incertidumbre, pues a veces las cosas no acaban como uno quiere.

Alma, es capaz de cualquier cosa para conseguir su objetivo, se salta las normas, miente y embauca a quien se le ponga por delante, entre ellos, su novio, capaz de ir al fin del mundo por ella y su tío, que más que un tío es un segundo padre.




“El Olivo” es una película que no dejará indiferente a nadie y que tiene todos los ingredientes para triunfar y así se lo hice saber a su directora, Icíar Bollaín, ese día, pronosticando que sería la gran vencedora de los premios Goya, espero no haberme equivocado.


Y como se dice en el mundo de la farándula, “MUCHA MIERDA”

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Matinal de cine IES "Vega de Mijas" Las Lagunas, Mijas (Málaga). 8 de noviembre de 2016

“ ¿ Qué peli es esa, seño?” Lógicamente su nombre no les era familiar, no era una de esas películas que arrasan entre los jóvenes, no era americana, tenía como título el nombre de un árbol. Poco enganche.
Por suerte somos viejos conocidos el grupo y yo y su confianza me permite engancharlos a lo que sea.
Allá fuimos, yo con la seguridad de disfrutar de nuevo de las historia que me hizo vibrar y estremecerse en su estreno, ellos con incertidumbre y la coletilla de “ Seño, yo hubiese preferido otra”.
Silencio. Música. Imágenes que callan a cualquier masa de hormonas, historias que acarician cualquier alma sea de la edad que sea, mensajes que llegan por su actualidad, otros por su inmortalidad.
Se hizo el silencio en ellos con las escenas entrañables, las carcajadas con el carácter de la protagonista junto con sus dos cómicos acompañantes de aventura, el silencio sepulcral en el clímax del film. Mientras las profes a moco y risa tendidos, permítaseme el nuevo refrán.
A la salida: “ Seño, pues me ha gustado mucho, con ese título...no me convencía pero me ha encantado la historia” , me decía una alumna. “ Pues no me ha gustado nada el final” relataba otra, “ Pues no ha sido para tanto” mascullaba uno al fondo, “ Al menos es una historia diferente” explicaba otra vocecilla.
Ahora toca trabajar con tan bello relato y todos los valores en él incluidos. Nos vemos pronto por aquí.

Irene Barroso Zarco, tutora de 3º ESO C. IES Vega de Mijas.

Estas son las opiniones de algunas de nuestras compañeras


miércoles, 8 de junio de 2016

Tres generaciones: una emoción.

Llega nuestro autobús. 
Setenta y cinco pasajeros del IES Las Lagunas se dirigen a vivir una experiencia única. Tres generaciones de nuestra comunidad educativa van juntas al cine.
A las siete de la tarde dejamos Mijas camino a Málaga.
Este autobús llevaba a nuestros estudiantes acompañados por sus abuelos y abuelas. Pero también a representantes de nuestro profesorado que gozan ya de dicha dignidad o que van  acompañados de sus padres y madres.



Juntos, formando una gran hilera, accedemos a la sala.
Grandes emociones y acercamiento entre las tres generaciones son vividas con una gran expectación.
Volvemos cansados, tarde, nos queda aún volver.
Llegamos a Mijas a las 23:00 horas, manteniendo en nuestras retinas las maravillosas imágenes  de la película El Olivo y en el corazón el cúmulo de emociones provocadas por la historia y por la increíble experiencia que estábamos viviendo.


He preguntado a todos ellos.
Les he dicho que me cuenten con el corazón y desde las tripas…

Los profesores








Los abuelos










A mí me queda dar las gracias a mi comunidad educativa, a la Tribu2.0 y a la productora por la iniciativa y por darme la oportunidad de organizar un evento como este. En mi corazón queda la esperanza  de volver a compartir una experiencia como ésta.

@camachomanarel 

Cuando la emoción se siente

Tengo varios textos comenzados que intentan, inútilmente, transmitir lo que la última película de Bollaín, ha traído a mi vida como docente. Mientras encuentro las palabras, me llegan otras que sí han sabido escribir el padre de uno de mis alumnos y una de mis niñas de Primero de ESO. Aquí las dejo:

Acostumbrados al materialismo imperante, esta película nos hace recapacitar sobre la importancia de los sentimientos y los apegos en la vida de las personas. Nos han inoculado el veneno que convierte nuestros corazones de carne en corazones de piedra para el beneplácito del sistema. Preocuparse por los demás y llorar por el sufrimiento de los otros parece que esta supeditado a que nuestro infame bienestar material no se vea trastocado. 

Pero en esta película, la trama y la interpretación de la  mayoría de actores son capaces de transmitirnos que por encima del dinero y del poder, están las emociones y los sentimientos.  Como dice el Papa Francisco "Hay que saber llorar. Solamente ciertas realidades de la vida se ven con los ojos limpios por las lágrimas". Aunque a mi parecer me hubiera gustado otro final, sólo observar que una película también puede contar historias propias de lo que sienten las personas normales, sin superpoderes ni efectos especiales, ya merece la pena. Cualquier espectador con un mínimo de sensibilidad la disfrutará.

Rafael Tabares


Este pasado domingo, día 5 de junio, fui al cine. Fuimos. Nuestra profesora de lengua tuvo la gran idea de llevarnos a ver una película maravillosa. Más bien lo organizó para que fuésemos porque, en realidad, no era una actividad extraescolar ya que ahora tenemos muchos exámenes y no es fácil cuadrar algo así con los horarios de clase. Podía ir quien quisiera, de hecho, hubo mucha gente, el rededor de 115 personas: alumnos de todas las edades, profesores, padres, madres, primos, amigos, abuelos…
Los abuelos y abuelas (aunque en algunos casos no pudieron asistir) eran muy especiales en esta sesión ya que tenían algo de protagonismo en la película.
Vimos “El Olivo”, una película de muchas emociones y sentimientos, de valores morales. Antes he dicho que era una película maravillosa porque es una de esas pequeñas cosas que te hace crecer como persona y te marca un poco en la vida.
Como opinión personal me parece, lo primero, que los actores y actrices han hecho un trabajo increíble, construyendo una impresionante historia que te llega, desde el corazón rápidamente al lacrimal.
En algo menos de dos horas, esta obra de arte te hace pensar en lo duro que era antes el trabajo en el campo, en la relación, sobre todo, que puede llegar a haber entre un árbol y un ser humano que no se ha separado nunca de él, y también entre una nieta y su abuelo, claro.
Te hace darte cuenta y pensar en muchas cosas, te limpia por dentro, y lo más importante, el mensaje de la película:
La vida es morir, nacer, de abuelos a padres, de padres a nietos, un ciclo en el que se transporta sabiduría y vida…de un olivo a un esqueje, de un esqueje a un olivo. ́
Ángela Santamaría 1ª de ESOD

domingo, 29 de mayo de 2016

Cuadernilllo de Orientaciones Didácticas "El Olivo"

Os presentamos la versión revisada y on line del Cuadernilllo " Orientaciones Didácticas" para explotar la película "El olivo" en la aulas.

Este producto nace como una más de las iniciativas educativas impulsadas por la red social Cero en Conducta  que apuesta por la alfabetización mediática con el cine de cartelera en las aulas.

Como en ocasiones anteriores, se ha invitado a varios profesores a trabajar con un fragmento del guion original de la película escrito por Paul Laverty, y cedido para este uso, para diseñar pro- puestas educativas "soñadas", sin ver la película y sin ponerse de acuerdo unos con otros.

En la realización de este cuadernillo han intevenido: Mercedes Ruiz, Jesús Hernández, Jose Blas García, Inmaculada Contreras, Gorka García, Javier López, Garbiñe Larralde, Luz Beloso, Ramón Besonías, Toni Solano, Lourdes Domenech, Felipe Rodríguez, Francisco Javier Casado e Irene Barroso.

Mil gracias por contribuir a que los planes audiovisuales sigan creciendo y lleguen para quedarse. 
Cuadernillo en formato On-line,   con  descarga libre en pdf  y con todos los enlaces a vídeos  disponibles que se incluyen en la  propuesta.



Cuadernillo en formato revista ISSUU, para leer, visualizar y tomar decisiones de manera rápida sobre el trabajo a realizar.

sábado, 14 de mayo de 2016

Mucho más que un olivo



Ya me lo dijo mi compi Mª José que me conoce: “llévate pañuelos” y los usé, vaya que si los usé.
Yo soy muy llorona, así que le era fácil presuponerlo.
Me emocionó hasta la médula y... ¡por tantas cosas!
Es una historia dura, como la más sencilla de las historias reales y llena de personajes especiales que llevan vidas normales, de esos de los que vivimos rodeados a diario.
Yo diría que “el olivo” es un bofetón de la realidad, un “mira esto es lo que de verdad pasa” pero que las personas no miramos, complicadas como andamos con nuestras prisas y nuestras complicaciones mundanas.
De todos los modos de comentarla, no puedo resistirme a hacer un análisis de género que me parece importante, la imposibilidad masculina de gestionar los sentimientos y las emociones y las tremendas consecuencias a que a veces lleva esto a los propios hombres.
Es terrible lo tarde que llega ese abuelo a sacar su "yo sensible" esperando a que sea en la relación que establece con la nieta en contraposición a un rol paterno tan duro, que llega a llevarse por delante todo una vida de entendimiento con sus propios hijos.
He visto en todas las entradas recuerdos entrañables hacia los abuelos y en un principio yo giré la vista hacia los míos y efectivamente, allí estaban, los recuerdos maravillosos, entrañables, esa unión especial que te lleva a considerarlos casi dioses y mantener de ellos recuerdos imborrables. 
Pero para mí, “El olivo” es, mucho más, es además una historia triste de relaciones de padres e hijos faltos de risas, de abrazos, de emociones y sentimientos compartidos y el dolor tan inmenso que esa falta de compartir emociones produce.
Y como siempre, son las mujeres las que nos salvan, desde la hermana que a escondidas le proporciona el lugar donde se encuentra el olivo, hasta esa conjunción de amigas dispuestas a todo por ayudarla y como no, ese personaje tan bordado por Anna Castillo de mujer fuerte, decidida, llena de dolor, de rabia y por supuesto, de amor.
También la película, con el personaje de Pep Ambrós nos muestra un futuro esperanzador, a través de ese mundo de emociones tradicionalmente propias del mundo femenino, el amor sin condiciones, el sacrificio, el silencio..., que hacen de él, un personaje maravilloso que nos muestra ese pequeño paso a otro tipo de “masculinidad”.

El olivo, no es una película para ver solo una vez, es de esas películas de las que sabes no te vas a cansar de repetir y repetir y en cada uno de los visionados vas a encontrar cosas nuevas y desde luego es de esas películas que sirven de bálsamo porque abren una puerta a la esperanza.



viernes, 13 de mayo de 2016

Reportaje entrevistas a Icíar Bollaín. Preestreno educativo #ElOlivoEdu Madrid.

Después de reposar durante unos días nuestro pre estreno educativo en Madrid, hemos preparado este reportaje en vídeo con las entrevistas que pudimos hacer a la directora y las posteriores entrevistas que nos realizaron a nosotros (profesores, alumnos y abuelos) los miembros de la Tribu 2.0, desde el canal Cine Educativo.

Estamos muy agradecidos a Mercedes Ruiz (@londones) por convocarnos, a Oliver Garvin (@olivergarvin) por prestarnos su material audiovisual, y por supuesto a Icíar Bollaín por permitirnos entrevistarla y ser tan cercana con los niños.


¡Qué suerte!

jueves, 12 de mayo de 2016

Esa persona que tengo cerca y llamo abuelo

A las 22:00 acabó la película, son las 00:00 y escribo.

Escribo con una sensación muy fuerte aún en el cuerpo, de sorpresa, de cariño.
Sorpresa por el guión, un abuelo, una nieta y un olivo, no podía acercarse más a innumerables experiencias que guardo cuidadosamente en mi mochila.
Cariño, hacia esa persona que tengo cerca y llamo abuelo. Brusco  en sus formas, tacaño en un ser, varonil, lleno de vitalidad y con mirada penetrante. Así creo, lo describirían sus tres hijas e hijo. Para mí, mi abuelo. Recuerdo las temporadas de trabajo en el campo, no recuerdo que me haya llevado al parque ni que me haya montado a hombros, si, a un abuelo persistente en sus tareas, que ama sus  tierras, las cuida, las labra, siembra, corta, abona  y las observa con satisfacción. Un ejemplo de constancia, que después de años de dureza es capaz de mostrar su cariño hacia su primera nieta. Eso no lo digo yo, lo dicen sus ojos.


Iciar Bollaín, ha sido capaz de capturas mis cinco sentidos desde el comienzo de la película hasta el final, llevándome a mis 15, a mis 18 y a mis últimos 32 años,  no es solo una película es una ventana a innumerables experiencias cotidianas,  con un toque de inocencia y cargada de emoción. Enhorabuena. 

domingo, 8 de mayo de 2016

El olivo en Tenerife. Emoción en la sala #ElOlivoEDU @elolivofilm


Se hizo el silencio. Por un momento se interrumpió por un sonoro y sentido aplauso

Surgió de nuevo, cargado de emotividad.

Pasaban una tras otras las letras de los créditos, los agradecimientos, todos y cada uno de los miembros del reparto, hasta el técnico más insignificante.

Los asistentes parecían no querer que llegara el final.

Y llegó.

Ya no aparecían más letras. Los créditos habían terminado de salir.

Y la gente no se apresuró a abandonar la sala.

Un silencio reflexivo y sentido, emotivo se apoderó de la sala.

Después me enteré uno a uno a qué se debía.

El olivo había cautivado a todos los asistentes, y algún compañero me confesó que aguardó para poder enjugarse las lágrimas a la vez que guardaba en sus adentros y en su retina de largo plazo lo significativo de El olivo y cómo le había llegado de una manera personal.

Los asistentes comenzaron a abandonar la sala pausadamente, no sin antes regalar caras de satisfacción y sentirse algo más esperanzados en el futuro, como preguntándose, ¿realmente seremos capaces de hacerlo mejor esta vez?

El pasado miércoles 4 de mayo tuvimos la fortuna de asistir al pre-estreno en Tanerife para Educación de la película El Olivo de Icíar Bollaín con guion de Paul Laventry.

La sala se llenó para asistir a una película que cautivó a los presentes, miembros de tres generaciones que fueron juntos al cine.

El olivo es una película que te agarra y pasados unos minutos, ya no te suelta. Es un filme que permite distintas visiones y distintos públicos, ofreciéndote una historia dirigida a distintos públicos.

Como Mercedes, tuve la oportunidad de verla de nuevo. Eso me permitió fijarme en detalles que sabía que estaban, pero que de una pasada es difícil percibir en su totalidad.

El dúo Laventry- Icíar, deja a cada uno las interpretaciones, cada uno ve su propia película, y verá o no verá y profundizará o no lo hará en esos detalles. Pero todos se llevan algo dentro de ellos, que les inspirará en su día siguiente, en mantener la esperanza en que un futuro mejor es posible si no dejamos de soñar.

Pocas cosas eran causales en está película, que va más allá de la primera impresión, cargada de metáforas visuales que tratan de hacernos construir nuestra propia interpretación de lo sucedido en este país en los últimos veinte años.

Ya desde las primeras imágenes con una gran fotografía, me sentí pollo más en aquella granja.


Cuando descubrimos que el mundo no era como nos habían contado, descubrimos también, que siempre queda un mañana. Y cuando damos lo mejor de nosotros mismos, con nuestras imperfecciones, nuestra conciencia permanece intacta. Nos perdonamos y nos damos otra oportunidad.

Una de las buenas cosas de esta película es que éstas solo son mis impresiones. Paul e Icíar dejan a cada uno sacar las suyas propias, desde el que se queda en el sentimiento superficial hasta el que sueña otras cosas. No mastican por nosotros unas imágenes nada casuales y muy simbólicas.

Anna Castillo, Javier Gutiérrez, Pep Ambrós, Manuel Cucala bordan unos personajes a los que dan credibilidad y nos ofrecen una película en la que podremos reír y llorar a ratos, con la que nos podemos sentir identificados y que nos ayuda a comprender desde la emotividad, lo que ha sucedido en la historia reciente de nuestro país.



sábado, 7 de mayo de 2016

#edumaridaje: el olivo+ Con eMotion+ dibújamelas

Con los storyboard que hicimos para la Stop Motion (propuesta por Luz Beloso) nos "maridamos" con #dibújamelas, ¡no puedo dejar de compartirlos!
Los storyboard:
Paqui Sanchis Boronat, Aprenc amb TIC

El Olivo, de la emoción a la reflexión

El miércoles, cuatro de mayo, asistí al pre-estreno de la película de Icíar Bollaín "El Olivo" en Málaga

Acudía ilusionada por la invitación de mi querida amiga Adela , directora del IES Las Lagunas.

Fue una noche de vivencias emocionales fuertes que necesitaba dejar reposar para referirme a ellas.

Emociones que generan sentimientos que con el reposo se convierten en pequeñas reflexiones que hoy deseo compartir.

Antes de la proyección...



Llegar al cine y ver que es posible, real, llevar "las aulas al cine", no en un matinal, sino a las 8 de la tarde y ver al alumnado feliz de estar allí...y además en compañía de sus abuelos!

Un autobús repleto de jóvenes y abuelos ilusionados por esa experiencia que les brindaba Adela: la posibilidad de ver juntos una película que aún no se había estrenado.

¿ Sabéis como me sentí? Inmensamente feliz y con gana de llorar de ver que los milagros suceden si, para que así sea, se ponen tesón y buen hacer en conseguirlos.

Los jóvenes pueden volver al cine y no solo a ver películas Gore o estúpidas comedias sentimentales rodadas solo para este público juvenil que se considera que no pueden disfrutar con otro tipo de películas como El Olivo

El cine debe entrar en  las aulas y las aulas deben ir a las salas de cine

Durante la proyección...

Como es evidente no soy crítica de cine, solo una docente enamorada de la gran pantalla desde mi lejana infancia y juventud, cuando era inmensamente feliz en aquellas sesiones dobles, los matinales y los cines de veranos en las cálidas noches de Málaga.




En mi opinión, magistral la interpretación de Anna Castillo, Javier gutiérrez y Manuel Cucala.

 Se encarnan en los personajes hasta el punto de hacerte olvidar que están interpretando.
Un drama que no es drama, escenas que te hacen sonreír para olvidar el nudo que tienes en la garganta,una banda sonora que envuelve a la película con dulzura...y esa cámara sabiamente  llevada plano a plano.
El Olivo es más que una buena película, es un poema en imágenes, con versos como esa potente escena en las que las raíces del olivo, arrancado de cuajo de su tierra se cimbrean en el aire.
Metáfora sublime de todas nuestras raíces culturales y vitales que van siendo arracandas una a una por la corrupción, la especulación y una crisis que arrasa lo más sagrado, la vida y la naturaleza de la que formamos parte.
Y no será fácil olvidar esa tierna ramita de olivo plantada al final de la película. 

Ella encierra toda la clave de la esperanza y fe en un futuro que depende de nosotros construir plantando cara a un gran reto...

" A ver si esta vez lo hacemos mejor"... 

Tras la proyección...

El Olivo no es una película que se olvida al salir de la sala de cine. El Olivo te acompaña después de terminar.
Y te llevas contigo, el inconformismo que destila Alma, las pasiones, los sueños rotos de los protagonistas, el coraje de luchar por un sueño.
Y me preguntaba el por qué me había afectado tanto el hecho de que fuera un olivo el símbolo que encarnaba el drama.
Todos los años se arrasan bosques, zonas amazónicas, se atacan y destruyen Olmos y robles centenarios...sin embargo el humilde olivo milenario me despertaba una compasión, una indignación desmedida.

Y lo entendí días después de ver la película.

El Olivo milenario como símbolo despertaba en mi, ecos de otros olivos literarios de poemas y canciones 
"Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos." (Lorca)

"De los aceituneros altivos de Jaén" cantados por Miguel Hernández, de mi admirado y querido Saramago "El olivo árbol de mi infancia" el pequeño olivo que viajó con el en una maceta para crecer airoso en tierras volcánicas en su casa de Lanzarote, 


El olivo como SÍMBOLO DE SABIDURÍA, que da sombra y reposo a las cenizas de Saramago en Lisboa, en Casa dos Bicos. 



Y un poema en imágenes como es El Olivo de Icíar aviva el recuerdo de otras imágenes, de olivos llevados al arte, plasmados en un lienzo.

Olivos. Braque


Y sobretodo, el humilde olivo que ha crecido año a año en la cercana glorieta de mi calle, "Glorieta, 11 de marzo"
Me entristece ver olivos en las avenidas y glorietas de las ciudades, solos, exiliados de su entorno natural, pero este olivo no, para mi es singular, porque solo un olivo podía ser el símbolo contra la barbarie del terrorismo.
Y ahí está, brillando en las luminosas mañanas de la primavera en Málaga, después de la lluvia, recordando a las víctimas de Atocha.

Hermoso se alza como SÍMBOLO DE LA PAZ Y LA CONCORDIA, contrastando su verde a contraluz con la blancura del conservatorio Superior de música.

La música y Un Olivo, creo que esta imagen contiene la más hermosa de las metáforas : HAY ESPERANZA PARA UN MUNDO MEJOR, UN MUNDO QUE CONSTRUIRÁN NUESTROS ALUMNOS Y ALUMNAS, LLEVEMOS ESTA ESPERANZA A NUESTRAS AULAS.


Por todas estas razones, para mi, la película El Olivo de Icíar bollaín es más que una buena película, mucho más.


Ana Cid
 @anam_cid




viernes, 6 de mayo de 2016

#Malagawood "entregada" en el preestreno educativo de El Olivo

Photocall preestreno El Olivo Tribu #malagawood


El 4 de mayo vivimos una tarde de cine y emociones de las que nos gustan a la tribu de #Malagawood formada por una amplia representación de nuestra comunidad educativa. Participamos los abuelos y abuelas, y el alumnado del IES Las Lagunas así como el profesorado de los IES Las Lagunas, Vega de Mijas y Torre Almenara. Asimismo contamos con invitados procedentes de diversos centros educativos de la provincia . También con representantes de la Asociación de Orientadores/as (AOSMA), del Servicio de Ordenación Educativa de la Delegación de Educacion, Cultura y Deporte de Málaga y de la Universidad de Málaga.

Iciar Bollaín, su directora,  ha dicho en una entrevista que El Olivo es "un grito a favor de cuidar nuestras cosas, en contra del despilfarro y a favor del inconformismo y la esperanza de que no todo está muerto y acabado, de que si las cosas pueden ir mejor, vamos a intentarlo". Y la magia de esta película nos alienta a querer intentarlo desde nuestras aulas . Salimos de la proyección con la sensación de haber visto una película que podemos compartir con nuestro alumnado  . Porque no nos conformamos. Porque nos sentimos orgullosxs de quienes somos y del valor que tenemos . Y porque vamos a hacerlo mejor los siguientes 2000 años. .

Trasladamos nuestro agradecimiento a Icíar Bollaín y a Morena Films por posibilitar el preestreno, por querernos y respetarnos, y por contar con nosotrxs. También nuestra admiración a su equipo por haber hecho esta gran película.

A la salida de la peli recogimos las primeras impresiones sobre la película todavía con el regusto de saber que ya El Olivo formará parte de nuestra historia de amor con el cine de Icíar Bollaín. Preestreno El Olivo #Málagawood.  



jueves, 5 de mayo de 2016

Pre estreno del Olivo en Madrid con Icíar Bollaín.

Ayer tuvimos la suerte de acudir al preestreno educativo de la película en los Cines Yelmo del centro comercial Isla Azul, en Madrid.
Muchas emociones juntas, antes y después de la experiencia. Tuvimos la suerte de que aparte de llevar juntos a nuestros alumnos de 1º de ESO con sus abuelos (pura magia ese encuentro), nos pudo acompañar la directora de la película, Icíar Bollaín, y contestar a algunas de nuestras preguntas, y las que les plantearon también otros alumnos universitarios que estuvieron por allí.


Habíamos trabajado en clase con el trailer, y habíamos hablado de la gran cantidad de valores que la película transmite, sobre todo a nivel medioambiental, de raíces, y valores familiares intergeneracionales.
Además, a la luz de entrevistas a Icíar que he oído y leído en estos días en radio/prensa (qué dura es la promoción de un film) también reflexionaba sobre lo que le oía decir: qué pasa cuando te arrancan una parte de ti, cómo mostraría en la película las relaciones familiares más o menos rotas o reconstruidas, cómo se palparía ese mensaje de lo que va estando ahí de generación en generación contemplando la Historia, o cómo ilustraría la crisis que nos vapuleó -y vapulea-, o ese capitalismo que cree que todo lo puede comprar. Quería ver toda esa la creencia en que los cambios son posibles cuando uno se pone en marcha. Ese medioambientalismo de vísceras, cuando uno quiere algo no lo destruye. Toda mi curiosidad antes de ver la película estaba en estos temas...
Una vez vista la película, vimos también el valor de la amistad y la fidelidad, amores explícitos y amores escondidos, vimos lo loco y a la vez lleno de sentido que puede ser llevar adelante una aventura quijotesca sin un plan muy pensado y solo por amor ("¡¡No podía sentarme a ver cómo mi abuelo se muere de pena!!"), la confianza como motor de cambios, de inconformismo, de ayudas espontáneas ("¡A veces cuando crees en algo, te tienes que lanzar, de cabeza, y la gente te ayuda por el camino!"), pequeñas pinceladas que se dejan entrever en la película y que a veces son detalles de dos segundos (las prostitutas de la Jonquera o una mujer árabe en una azotea a mí no me pasaron desapercibidas), el valor de la verdad y la mentira, la incapacidad que a veces tenemos para el silencio o la escucha... Lo siento, no puedo contar más de la trama!
Los actores, tanto los profesionales (los personajes de Alma, Alcachofa, Rafa) como los elegidos "ad hoc" para esta película (el abuelo y Alma niña), inconmensurables.


Me pasé buena parte de la película tomando notas a oscuras, de lo que oía, veía, sentía... Con más de una lágrima, no vamos a negarlo. Una película sin buenos ni malos, sino con gente a la que le pasan cosas y reacciona de determinadas maneras en determinados momentos de su vida, fruto de sus circunstancias. La vida misma.
Disfruté mucho a la vuelta viendo de nuevo a los niños con sus abuelos en el autobús, sus complicidades, sus mimos, sus consentimientos mutuos, sus diferentes visiones de lo que habían visto, sus piropos mutuos. Es una película muy emocionante. Les pedí a todos que en los próximos días hablen de lo vivido (no ve lo mismo un chico de 12 años que un abuelo de 70). Eso hay que contrastarlo, macerarlo y reposarlo.
Al finalizar la película, los chicos de la Tribu 2.0 andaban por allí y entrevistaron a algunas parejas abuelo-nieto. ¿qué más podíamos pedir?. Los chicos lo pasaron genial,  y sus abuelos estaban muy emocionados también. Encantados de haber podido entrevistar a Icíar, emocionados con la trama de la historia y las entrevistas posteriores.
Y nosotros muy agradecidos por la oportunidad de traer el cine a la escuela y la escuela al cine, y hacerlo en familia. Al bajar del autobús, nos llevó un rato despedirnos ¿Adivinan por qué?
Las raíces. Nuestros abuelos son nuestras raíces. Vivir y sentirse arraigados y enraizados en la familia, en las cosas que hacemos, en los trabajos, en las personas con las que estamos, en los amigos. Gente con historia, gente que cuenta y que debe ser contada
Felicidades a Icíar Bollaín, Paul Laverty, y a todo el equipo de la película por esta historia.